Les hablaré de dos de ellas; ya chupó faros y ya se petateó

Ciertamente, las dos nos hablan de la muerte

Pero comenzare por la primera; ya chupó faros.

Es imposible olvidar esta frase coloquial mexicana que también tiene su origen justamente en lo famosos cigarros Faros. Durante la época de la revolución mexicana a los condenados a muerte se les otorgaba fumar su último cigarro antes de ser fusilados.

La popularidad de los Faros se debió a su bajo precio, convirtiéndolos en los cigarros predilectos de las clases humildes del país. Se dice que en un inicio el tabaco era envuelto y fumado en hojas secas de maíz.

Y porque se dice chupar faros

Al estar amarrados de las manos los condenados solo podían chupar el cigarrillo hasta que este se consumiera en su totalidad.

Ahora les platicaré de la segunda frase; ya se petateo

Del verbo petatear o petatearse, se usa como sinónimo de morir. El petate se utiliza para velar y enterrar a los muertos desde la época prehispánica, hasta la actualidad quienes no cuentan con recursos económicos, siguen usando el petate en lugar de adquirir un ataúd.

El petate, del náhuatl petlatl, es un tipo de tapete o alfombra tejida, que se utiliza en México y algunos países de América Central, elaborada a base de fibras de la planta llamada palma de petate.

Mismo que era utilizado en épocas de la revolución mexicana para envolver a todo aquel que moría y se enterraba de forma general.

Estas dos frases y muchas más nacieron o se utilizaron en aquella época.