Con la pandemia por el coronavirus, en la Ciudad de México muchos negocios han tenido que cambiar de giro para poder sobrevivir, es el caso de un gimnasio que ahora es taquería.

Cambiaron los discos por ollas, ahora rellenan saleros en la zona donde se preparaban los licuados de proteína y el físicoconstructivismo se practica con charolas de perejil.

Un gimnasio en la popular colonia Guerrero de la alcaldía Cuauhtémoc, entendió que como negocio en tiempos de coronavirus se trata de adaptarse o morir, por lo que crearon tacos “Los Mamados”.

No nos podíamos detener en ya cerramos y hasta que las autoridades nos den permiso, entonces tuvimos la iniciativa de implementar un segundo negocio", explica David López, director Guerrero Fitness.

Así nació este emprendimiento, el personal acostumbrado a jalar hasta 50 kilos en brazo, 110 en el press de banca, ahora pica cebolla y ataca la plancha con el mandil puesto luego de un calentamiento matutino que incluye ejercicio, pero también preparar salsas en la cocina.

Es mas pesado lo que ahora hacemos el picar cebolla y todo el trabajo que tenemos porque pues era algo que no estábamos acostumbrados y que en mi caso nunca había hecho”, aseguró Tavo Contreras, instructor.

El gimnasio cerró por mandato oficial el 22 de marzo, sus dueños alcanzaron a pagar un mes de sueldo a todo el personal, pero en la pandemia no hay fondos que alcancen.

Fue entonces que a la proteína le agregaron grasa, nopales, papas fritas, salsa y doble tortilla.

El negocio aporta apenas el 10 por ciento de la cantidad de ingresos que generaba el gimnasio, pero mantiene a flote la cartera y el entusiasmo de este grupo de mexicanos.

Hay que darle la vuelta a esta pandemia y en algún momento veremos quienes se quedan de planta en el gimnasio y a quienes les gustó el área de los tacos o a lo mejor hay instructores que digan pues en mañana taquero y en la tarde instructor”, señaló David López, director Guerrero Fitness.