California ha despejado el camino para que los fanáticos regresen a las gradas en los juegos de béisbol y regresen a Disneylandia casi un año después de que las restricciones del coronavirus cerraron los principales lugares de entretenimiento.

El estado relajó el viernes las pautas para reabrir lugares al aire libre, en momentos en que caen en picado las tasas de infección, las hospitalizaciones y las muertes por COVID-19 y mientras aumenta la vacunación, luego del rebrote de otoño e invierno.

Las nuevas reglas de salud pública permitirían reabrir conciertos en vivo en estadios y estadios deportivos con asistencia limitada el 1 de abril. Los parques de diversiones también podrán reabrir en los condados donde hay un menor nivel de alerta, al pasar del nivel púrpura, el más restrictivo del estado, al nivel rojo.

En todos los casos, se limitarán las capacidades de los parques y se aplicarán las reglas para frenar los contagios de COVID-19, como el requisito de uso de mascarillas.

La medida se anunció tras una semana de hitos: California aumentó las vacunas para los vecindarios más pobres, los condados reabrieron más negocios y el gobernador Gavin Newsom aprobó una iniciativa destinada a alentar a las escuelas a volver a clases presenciales este mes.

La nota completa la puedes leer AQUÍ.