Los países del G20 pretenden financiar los recursos para distribuir de manera equitativa la vacuna contra COVID-19, esto en apoyo a los países más vulnerables del mundo.
"No ahorraremos esfuerzos para garantizar el acceso asequible y equitativo (de vacunas y tratamientos) a todas las personas, conforme a los compromisos de los países miembros de incentivar la innovación", dijeron los líderes del G20.

En su comunicado oficial, el G20 dijo que la economía mundial está comenzando a reactivarse pero que la recuperación sigue siendo "desigual, sumamente incierta y está sujeta a fuertes riesgos bajistas".

Tras realizar una cumbre a través de video durante dos días, los líderes del G20 prometieron seguir utilizando todas las herramientas disponibles, por el tiempo que sea necesario, para proteger vidas, empleos e ingresos.

Además, alentaron a los bancos de desarrollo regionales a reforzar sus medidas para ayudar a las naciones a lidiar con la crisis económica.

La Unión Europea ha pedido al G20 que aporte 4 mil 500 millones de dólares hacia finales de este año para financiar iniciativas ante el COVID-19 en los países más pobres.

El comunicado también pide a acreedores privados que se sumen al congelamiento de pagos de deuda, que el G20 quiere extender hasta mediados de 2021 o más, y respalda un esquema común para abordar potenciales morosidades o defaults en el mediano plazo.

"Hay una falta de participación de los acreedores privados y los alentamos fuertemente a participar en términos comparables cuando lo soliciten los países elegibles", indicó el documento.
Las autoridades también se refirieron a los retos específicos que encaran los países de África y los pequeños estados insulares en desarrollo, lo que refleja un creciente reconocimiento de que incluso algunas naciones de ingresos medios podrían requerir términos más flexibles para afrontar su deuda como resultado de la pandemia.

El propósitos de dicho acuerdo es sentar las bases económicas para que el mundo logre enfrentar la crisis sanitaria en el futuro.

Los líderes del G20 también dijeron que se comprometerían a "avanzar en la preparación, prevención, detección y respuesta ante una pandemia mundial" y "a compartir de manera oportuna, transparente y estandarizada los datos y la información".