El Periódico Oficial del Estado publica este día el Programa Parcial de Desarrollo Urbano del Conjunto Conventual Franciscano y el Plan de Gestión que contemplan 38 obras de infraestructura en el primer cuadro de la ciudad de Tlaxcala.

El programa destaca no solo la restauración del ex convento de San Francisco, sino la rehabilitación de la Capilla Abierta, la torre y arco de acceso; la rehabilitación de la calzada y la rehabilitación de la Calle del Vecino y Parque Xicohténcatl, que forman parte de las cinco cuadras que conforman el conjunto conventual.

Las obras se dan como parte del proceso para que el Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala sea reconocido por la Unesco como una extensión de la Declaratoria “Primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl” de 1994.

El programa prevé la rehabilitación de ocho calles, fachadas reacondicionadas, retiro de anuncios y espectaculares en la zona, restauración de los portales y ampliación de área de café y restaurantes.

Por otro lado, el Plan de Gestión publica los criterios técnicos y la justificación de las obras centradas en el potencial turístico y económico del centro de la ciudad donde se ubica el ex convento de San Francisco.

El revocado de la torre y campanario solo fue una de las primeras obras a corto plazo; el documento enumera trabajos a mediano y largo plazo. Destacan rehabilitación de avenidas, viviendas, negocios, reposición de árboles y ampliación de negocios de alimentos y esparcimiento.

Hay 12 proyectos a largo plazo como la nueva sustitución de las redes de agua y drenaje, la rehabilitación de las escaleras y calzada del Ex Convento que, según el estudio, tiene riesgo bajo de hundimiento.

Se construirá un estacionamiento en un lote baldío ubicado frente a la Plaza Xicohténcatl, el retiro de anuncios y toldos, cableado subterráneo e iluminación en los parques y plazas de la ciudad.

Respecto al financiamiento, el proyecto indica recursos tradicionales municipales, estatales y federales a través de fondos de cultura, además, contempla financiamiento alternativo como recursos de la Fundación Carlos Slim y aportaciones directas de la iniciativa privada.