Hay leyes que son obsoletas o no se respetan; otras que no han sido derogadas o revisadas para saber si sus preceptos aplican aún después de cambios sociales que están lejos de las causas que las vieron nacer, y otras mas recientes que no han sido ejercidas y esperan a que alguien las desempolve.

Por ejemplo, existe una ordenanza que reconoce a los precursores, veteranos y revolucionarios del estado publicada el 3 de enero de 1945 durante el sexenio de Mauro Angulo.

Esta ley establece la entrega de apoyos económicos para las personas que hayan acreditado su participación en la Revolución Mexicana.

También hay leyes recientes que no han sido ejercidas, como la Ley de Sociedades de Convivencia Solidaria que reconoce diversas formas de interacción y respeto a la diversidad social, publicada en 2018.

De acuerdo con el oficio OMG/UDT097/11-11-20 de la Oficialía Mayor de Gobierno a la que pertenece el Registro Civil del Estado, desde su publicación en el Periódico Oficial ningún ciudadano o ciudadana ha solicitado el registro de una sociedad de convivencia solidaria.

En diciembre de 2016, a pocos días de que concluyera el ejercicio legal de la LXII Legislatura, los diputados locales aprobaron la Ley de Sociedad de Convivencia Solidaria propuesta por la ex diputada perredista Eréndira Jiménez Montiel.

La ley faculta a que dos personas sin distingo de género registren una sociedad de convivencia; se entiende esta asociación como el acto mediante el cual dos personas de diferente o del mismo género, mayores de edad y con capacidad jurídica plena, establecen voluntariamente un hogar para hacer vida en pareja, con derechos y obligaciones recíprocos para ambos, como proveerse ayuda mutua para la vida y el sostenimiento del hogar común.

También establece el acceso a derechos sucesorios en caso de fallecimiento de alguno de los convivientes, desempeñar la tutela de su pareja cuando alguno de ellos sea declarado en estado de interdicción y, en caso de que uno de ellos carezca de seguridad social y su pareja tenga este beneficio, tendrá derecho al mismo beneficio.

Estos derechos quedaron tutelados en las normas sobre los alimentos y las relativas al concubinato.

Sin embargo, de acuerdo con cifras de la OMG, esta norma no ha sido utilizada como la diputada perredista había señalado aquella noche de diciembre de 2018.

En cambio, los grupos de la diversidad sexual en Tlaxcala se han centrado en la demanda para la aprobación del matrimonio igualitario que garantiza plenamente el reconocimiento jurídico y por lo tanto social de las relaciones entre personas del mismo sexo.

Del mismo modo, esta demanda se mantiene en los tribunales mediante amparos promovidos por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), y sigue su curso en tribunales hasta que el Congreso de Tlaxcala suba a tribuna la propuesta que a nivel nacional avanza poco a poco.