La Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) aplica infracciones de 23 días de salario mínimo vigente en Tlaxcala a los operadores de transporte público que no llevan puesto su cubrebocas, es decir, los chóferes deberán pagar 2 mil 834 pesos por desatender esa disposición sanitaria establecida para evitar contagios de coronavirus.

Al respecto, el titular de la Secte, José Luis Ramírez Conde informó que al momento han aplicado 500 infracciones a operadores que durante los operativos fueron señalados por no usar el cubrebocas, y advirtió que la revisión a las medidas sanitarias continuará.

La infracción es de 23 días de salario mínimo vigente que en Tlaxcala es de 123.22 pesos, es decir cada chófer que no ha adoptado esa medida de prevención de contagios de COVID19 ha tenido que pagar 2 mil 834 pesos; por lo que en general la Secte ha levantado infracciones por la cantidad de un millón 417 mil 30 pesos.

La aplicación de esa infracción estará vigente por el tiempo que dure la contingencia sanitaria, por lo que el titular de la Secte pidió corresponsabilidad a los operadores de transporte público para bajar el nivel de riesgo de contagio en el transporte colectivo.

Dijo que esa medida –insistió- debe ser aplicada por los chóferes de transporte público tanto taxis como combis, no solo para protegerse de un posible contagio sino también para cuidar a los usuarios.

Recordó que en Tlaxcala hay un total 5 mil 505 unidades del transporte público concesionarias, y que en la mayoría sus operadores han acatado el uso del cubrebocas como medida preventiva eficaz para cortas cadenas de contagio, pero hay otros que aún se resisten de ahí la aplicación de infracciones.