La Asociación de Restaurantes y Bares de Tlaxcala (Arbat) solicitó a las autoridades estatales y municipales considerar a los negocios establecidos de alimentos y bebidas como actividad esencial para operar bajo protocolos sanitarios estrictos durante la vigencia del semáforo rojo.

En entrevista al respecto, el coordinador de la Arbat, Abel Cortés Altamirano señaló que en alerta máxima de contagios de COVID19 en Tlaxcala el Gobierno del Estado y los Ayuntamientos deben aumentar los controles respecto a la venta de comida en puestos ambulantes, ya que de no realizarlo y solo establecer horarios de servicio para llevar, seguirán exponiendo a la ciudadanía a un riesgo latente de contraer el virus SARS-CoV-2.

Expuso que el sector de alimentos y bebidas del estado de Tlaxcala está conformado por cafeterías, bares, restaurantes, cocinas económicas, torterías, marisquerías, establecimientos de comida rápida y otros, que son generadores de empleo y promotores de desarrollo económico, por lo que solicitan a las autoridades estatales y municipales considerarlos como actividad esencial pues cubren la necesidad de alimentación de la población todo los días, por ello la Arbat hizo una serie de peticiones para sobrevivir a esta nueva etapa de riesgo máximo de contagios y no cerrar sus puertas.

“Solicitamos a las autoridades estatales así como a los municipios que consideren al sector de alimentos y bebidas como actividad esencial, ya que la alimentación diaria de habitantes y visitantes es esencial; extender el horario de establecimientos formales hasta las 22 horas, ya que de persistir en la exigencia de cierre a las 19 horas se estará provocando que quienes requieren del servicio de alimentación consuman en puestos ambulantes con el riesgo de contagiarse; disminuir en 50 por ciento el costo del pago predial de locales comerciales enfocados al sector de alimentos y bebidas con el fin de trasladar este descuento a los arrendatarios en su caso”.

Además de “disminuir en 50 por ciento el pago de protección civil municipal para el refrendo de licencia de funcionamiento; disminuir en 50 por ciento el costo de licencia de costo de funcionamiento para todo tipo de establecimientos y bebidas incluyendo aquellos con venta de bebidas alcohólicas con alimentos”.

El último Censo Económico del INEGI dio a conocer que en Tlaxcala hay poco más de 5 mil establecimientos formales de alimentos y bebidas, los cuales emplean de manera directa a 25 mil personas, lo que representa el sostén de igual número de familias, empero desde el inicio de la emergencia sanitaria a la fecha se calcula que el 10 por ciento de esos negocios han cerrado sus puertas de manera definitiva luego de que las autoridades decretaron el cierre de actividades, es decir unos 500 establecimientos, motivo por el cual la Arbat solicitó al gobierno considerar que “no existe evidencia de que el cierre de restaurantes venga aparejado en una disminución de los contagios de COVID19”.